Mastodon – The Hunter

26 Nov

En busca de la continua evolución

Quien conozca a Mastodon sabe de sobra que no es un grupo de metal cualquiera. No atienden a razones ni estilismos. Dejan de lado las modas y rompen por completo el tópico de “si una cosa funciona, no la cambies”. Y es que el cuarteto de Atlanta viaja en un tren que pocos pueden alcanzar. A cada paso dan una vuelta de tuerca más a su ya complicada trayectoria, demostrando que aún se puede inventar, aún se pueden crear estilos propios y creativos, originales y diferentes.

Ya desde un principio Mastodon se alejó de la idea de ser el típico grupo de metal o hard rock. Con un debut apabullante editado en el 2002 con el nombre de ‘Remission‘ el grupo ya apuntaba grandes maneras (se convirtió en disco de oro). Poco después y con dos discos más (‘Leviathan’ en 2004 y ‘Blood Mountain‘ 2006), la banda ya consiguió forjar un sonido propio y característico. Con cada disco editado han ido configurando una evolución constante, dejando atrás el metal más extremo y oscuro para construir un amalgama de metal progresivo, sin dejar en ningún momento los riffs afilados, las voces nasales y la potencia rítmica de su batería.

Tras un ir y venir de noticias y adelantos, el nuevo disco de Mastodon, The Hunter, por fin es una realidad, mostrando -como veníamos diciendo- una faceta nueva en la banda. Una nueva evolución en su sonido desde su gran obra maestra ‘Crack the sky‘, bebiendo de nuevas fuentes de inspiración y confeccionando una nueva visión de la realidad. Tal y como han hecho algunos de sus hermanos de armas Opeth o Leprous, esta vez han optado por bajar la dureza de sus temas para ofrecer un disco de clara vocación rockera y sonidos setenteros. Fácil es descubrir riffs a lo más puro estilo Black Sabbath o estribillos que recuerdan a lo mejor de Led Zeppelin.

El disco se abre con una impresionante “Black Tongue ” que desata un maremoto de riffs punzantes y redobles interminables que nos demuestran que la banda no ha perdido ni una pizca de fuerza. Con ella entramos dentro del mundo de ‘The Hunter’, donde la formación coquetea con el rock progresivo, el space rock e incluso se atreven con voces celestiales.

Para ello han contado con nuevo productor (Mike Elizondo), nuevo artista para el diseño de la portada (AJ Fosik) y nuevas formas de componer música, buscando un mayor campo de exploración. Quizá para algunos haya sido una decepción encontrar un poco menos de intensidad en el disco, pero lo mismo sucedió con su genial predecesor ‘Crack the Skye’.

Como siempre, el nuevo disco de Mastodon no es un disco de fácil escucha, necesita su tiempo y su dedicación, pero en breve se descubre un trabajo complejo y elaborado, totalmente diferente a cualquiera que hubieran hecho antes. Se antoja además como su trabajo más accesible hasta la fecha, y una nueva razón para que Mastodon siga siendo el grupo de metal más admirado por los que no son aficionados al metal.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: